Cómo aprender a controlar las emociones

941 26 21 82
Cómo aprender a controlar las emociones

En muchas ocasiones nos dejamos arrastrar por emociones que estallan en los momentos más inadecuados.

Aprender a controlar y gestionar esos sentimientos es mucho más sencillo si pedimos ayuda profesional a un psicólogo clínico en Logroño que nos enseñe las técnicas necesarias para poder manejarlos.

Ante situaciones que suponen un peligro o amenaza y que nos provocan sentimientos de frustración o enfado es perfectamente natural ponernos en estado de alerta y mostrar reacciones fisiológicas como la aceleración del ritmo cardiaco y tensión muscular.

El quid de la cuestión está en saber manejar esas emociones adecuadamente ya que vivirlas con una intensidad excesiva puede provocar sentimientos desagradables y comportamientos inapropiados.

Conocer, comprender y asumir las emociones propias es el primer paso para comenzar a saber cómo gestionarlas.

La  ansiedad y la ira desencadenan pensamientos negativos y reacciones fisiológicas que pueden provocar comportamientos completamente fuera de lugar e impedir llevar una vida saludable.

Muchas personas reaccionan a estas emociones desarrollando sus propias formas de dominarlas. En algunos casos con comportamientos adecuados, pero en otros muchos con actitudes erróneas de consecuencias nada eficaces e, incluso, muy negativas y contraproducentes. Por ejemplo, en momentos de ansiedad hay quien decide serenarse y respirar profundamente, mientras que otros optan por morderse las uñas, beber alcohol o, simplemente, evitar la situación.

Para conocer técnicas y estrategias adecuadas que mantengan a raya estas emociones, nada mejor que consultar con un psicólogo clínico en Logroño, que encontrarás en la consulta de Carmen Díez.

En primer lugar, aprender a respirar profundamente, con distintas fases y niveles de intensidad, es una técnica sencilla y útil para controlar las reacciones fisiológicas. Un segundo paso consiste en identificar los pensamientos negativos para transformarlos en positivos. La relajación muscular y realizar un ensayo mental de la situación antes de que se produzca son técnicas igualmente fructíferas.

haz clic para copiar mailmail copiado